La comedia se ha convertido en la oposición más feroz al gobierno de Trump

“Mientras que los oponentes políticos pueden ser disminuidos, atacados y hasta arrestados, las figuras del entretenimiento y los comediantes son más inmunes a la crítica”.

“En los regímenes políticos autoritarios, la comedia y la sátira en particular son una forma más efectiva que los ataques explícitos al poder político”, dice a BBC Mundo Geoffrey Baym, director y docente del Departamento de Medios y Producción de la Universidad de Temple, en Filadelfia, EE.UU.

En octubre, con motivo del primer debate presidencial entre los entonces candidatos Hillary Clinton y Donald Trump, el actor Alec Baldwin estrenó su imitación del líder republicano en Saturday Night Live.

Baym aclara que si bien en EE.UU. sigue existiendo la libertad de expresión y de prensa, “dada la naturaleza de la política estadounidense, Trump está actuando de forma bastante autoritaria”.

“Ataca a sus enemigos, usualmente de forma personal, en la primera conferencia de prensa no aceptó preguntas… Está claro que esta es una administración presidencial que está intentando mantener un gran control de qué puede decir y hacer la prensa, que no acepta con ligereza la crítica y que está intentando intervenir e interferir en el diálogo público”.

“La comedia le afecta”, dijo el cineasta Michael Moore ante una multitud de manifestantes en la noche previa a la toma de posesión del mandatario el 20 de enero pasado.

“Si se burlan de él, si lo ridiculizan o simplemente muestran que no es popular (…), va a implosionar”, agregó. “Formemos un ejército de comediantes y lo derribaremos”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Suscribete y diviertete!


This blog is kept spam free by WP-SpamFree.